La buhardilla reformada

Por Sarai de la Fuente

Qui dia passa, any empeny“, oía a menudo a mi abuela materna repetir el refrán, que bien podría ser el eslogan de una moderna campaña de superación personal.

Así es, quien supera un día, va empujando años. Y años es lo que dejamos atrás, coleccionamos y guardamos para el recuerdo. Día a día construimos nuestra vida, nuestra familia, nuestro hogar. Y pasan los años y atesoramos cosas vividas, experiencias, conocimientos. Los niños crecen, nacen nuevos, unos van, otros llegan, como diría Machado “todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar“. 

Sí, eso, pasar… ¡pasa, pasa! ¡Bienvenido/a a la buhardilla! Está reformada, recién estrenada, como el año. Con ayuda de un buen diseñador de interiores. Aún faltan algunos muebles por montar, algún que otro detalle, pero lo fundamental está listo para entrar… y el resto por crecer. Ideal para compartir buenos ratos, resguardarse en los malos, abrir ventanas y que entre aire, sol y amistad.

matutina-2017-b-copia

rincon-lectura-2017-fin-copia

Verás que está renovado el fondo de armario. Eso que es casi imprescindible tener sí o sí, que te vale para todo, para cualquier ocasión, que te sientes tan cómodo con ello que aunque pase la temporada te lo quedas para la siguiente, o la otra… vamos lo que nunca pasa de moda. 

¿Cómo? ¿Qué el ropero está cerrado? No, claro, jaja 🙂 me refería al fondo de armario de aprendizaje y de crecimiento espiritual… ¡A los libros! ¡Eso es! 😉 Ay disculpas, con eso de la emoción de la visita a la nueva buhardilla…

Mira, precisamente, de educación emocional y en valores está equipado el Rincón de Lectura: 12 obras inspiradoras para adultos, adolescentes y niños, madres, padres, hijos, pareja, familia en general. Ensayos, novela, poesía, relatos, álbumes ilustrados, filosofía, formación, guías prácticas, clásicos y novedades. Todo muy ponible: si quieres uno al mes, si quieres los combinas. La idea es que no pasar a otro año sin que estos 12 formen parte del mobiliario intelectual propio de tu buhardilla y la mía.

Y por aquí otro espacio acogedor como pocos, que invita a la devoción y motivación personal o familiar cada mañana en clave de Reflexión Matutina: tal como empieza el día, lo primero al bajar los pies de la cama, un pensamiento positivo, un texto, una idea, un propósito, un eso que te da algo que te lleva allí que te evoca más… 4 obras a elegir modelo, entre pareja, salud, infancia y ciencia, pero siempre amor.

Hablando de amor, verás también un libro en preferente, que vale como prenda interior o como abrigo entretiempo, para cualquier edad, y para niños a todo color, a juego con sus ojos. No puede haber rincón renovado sin Él.

Bueno, y poco más por ahora… nos quedan días por delante, cajas por abrir y recuerdos que ordenar. ¿Te pasas cualquier rato, nos tomamos algo y nos probamos libros? ¡Estoy segura que te quedarán de fábula! ¡Favorecen a cualquier buhardilla!

¡Feliz año y feliz lectura!

matutina-2017-b-titulos-copia

rincon-lectura-2017-titulos-copia

Anuncios

Paseo VI: ¡Un regalo para Papá!

Por Maijo Roth

Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga. Mateo 13:43

En el contexto de la parábola de la cizaña de los campos Dios diferencia a los que son sus hijos de los que no lo son. Más allá de las características que estos últimos tengan, lo que me gusta de este capítulo es como describe a los justos: “resplandecerán como el sol en el reino de su Padre”, no solo nos describe como hijos, sino como hijos que algún día seremos muy felices en nuestro verdadero hogar.

Estos días son muy especiales para los padres. La sociedad consumista en la que vivimos se ha encargado de imponernos una fecha para que recordemos lo importantes que son los padres en nuestras vidas. Salí esta semana por el centro de la ciudad con mi hija y su coche a “tracción manual”, y las tiendas y sus carteles me recordaron que este sábado no podía dejar pasar el primer día del padre de mi marido. Esta sociedad consumista nos impone fechas para gastar y enriquecerse, sin embargo, como no puedo ir contra esto, prefiero buscarle el lado resiliente, también nos favorece momentos para el recuerdo, eso sí, si los sabemos aprovechar.

Mirando tiendas y detalles pensé. El día del padre tiene que ser especial, pero que más especial que estar juntos y demostrarle cuánto lo queremos. Pensé también que si es el día para recordar a los padres, también es un día especial para recordar al mejor y mayor Padre de todos, a nuestro Dios. Así que había que buscar una forma de pasar el día todos juntos. Y se me ocurrió que haríamos algo en la naturaleza, algo que nos permita conectar entre nosotros y con Dios. Aprovechad el momento para buscar salidas naturales que aún no conozcáis de la zona. Personalmente encontré un parque urbano muy grande al que llaman la Ciudad de los niños, y preparé unos tickets caseros con diseños que ofrecen las imágenes del Google. Así invitamos a papá a participar de este paseo y a disfrutar descubriendo en el lugar una lista de plantas y animalitos de la zona con algunos detalles curiosos de cada uno (también los encontraréis en una simple búsqueda de Google).

Sin duda así tendremos un día mucho más feliz, podremos estar juntos, hacer fotos para el recuerdo y conectar con nuestro Padre, Dios creador, y de paso, festejar de esta manera el día de la creación, que cae en el mismo día. Tenemos la esperanza de que algún día los justos seremos tan felices que nuestros rostros resplandecerán como el sol, al fin estaremos en el reino de nuestro Padre. Sin embargo un miembro de la monarquía, un príncipe, nunca deja de serlo, aunque esté lejos de su hogar. Vivamos esta realidad desde ahora, que la esperanza nos permita resplandecer ya donde estemos, y que los regalos que escojamos hablen de nuestros orígenes, de nuestra ascendencia.

Disfrutad este sábado especial en la naturaleza, regaladle a vuestros Padres lo mejor de vosotros y de la creación: ¡estar juntos!

¡Feliz Sábado!

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.

Paseo V: Un hogar en el cielo, o cuando la realidad supera la imaginación

Por Sarai de la Fuente Gelabert

«En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si no fuera así, yo os lo hubiera dicho; voy pues a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.» Juan 14:2,3

«Desde niña, la Sra. Fredricksen había soñado vivir en los parajes paradisíacos del Parque Nacional Canaima (Venezuela), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y donde, entre otras maravillas, se encuentra el salto de agua más alto del mundo. Una vez casados, el Sr. y la Sra. Fredricksen comenzaron a apartar regularmente un dinero para realizar el ansiado viaje a Sudamérica, pero un imprevisto seguía a otro y nunca llegaba el momento ni el ahorro oportunos. Hasta que un día la Sra. Fredricksen falleció y para el Sr. Fredricksen el hogar que habían construido juntos se quedó vacío. Al no haber tenido hijos no le quedaba al pobre hombre nada que le merciera la pena, excepto los recuerdos de su esposa y el reto de cumplir su última voluntad: viajar a las cataratas venezolanas ‘Paradise Falls’.»

Esta historia, que contada así parece de lo más verosímil, no es otra que una parte del argumento de la película de animación UP, dirigida por Pete Docter y premiada con dos Globos de Oro y dos Óscars a la mejor película animada y mejor banda sonora en 2010. Pero lo que para la factoría Pixar fue una magistral muestra de imaginación al poder, el equipo de National Geographic Channel, junto a un grupo de científicos e ingenieros en Los Ángeles (California), fueron noticia esta semana por conseguir recrear la casa voladora de la película levantando una casa de 25 metros cuadrados con 300 globos de colores hinchados con gas helio.  >> Ver vídeo

Coloquialmente se dice que la realidad supera la ficción, pero en esta ocasión la idea de una casa en los cielos, me evoca un hogar prometido que nunca ha sido ficción, sino una realidad muy auténtica.

Antes de ascender a los cielos (y sin necesidad de globos de helio), Jesús hizo saber a sus discípulos que iba a preparar un lugar en la casa de Su Padre. Pero algo tan gráfico e ilustrativo les resultó cosa complicada de entender y para Tomás incluso imaginaria ¿a qué se refería con ir a una casa del Padre con muchas moradas? ¿Qué moradas? Señor, no sabemos a dónde vas: ¿cómo, pues, podemos saber el camino?” (Jn 14:5) Y Jesús tuvo que reenfocarle de nuevo la realidad: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.” (Jn 14:6)

Aquellos que esa noche se encontraban en el aposento alto, la habitación elevada, no esperaban lo que pronto iba a suceder: Jesús sería crucificado y con ello se truncarían todos sus sueños de alcanzar el paraíso en la Tierra. Tendrían que volver a aprender a superar sus limitaciones, a vencer su miedo a volar, porque Jesús pensaba en otro Paraíso, uno que se encuentra en dirección ‘UP’, más arriba de los límites de que nuestras mentes finitas, una morada eterna en las alturas donde cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para aquellos que le aman. (1ªCor 2:9) Un hogar, el hogar’ donde no volveremos a despedir jamás a ningún ser amado y podremos dejar volar nuestra ilusión, gozando una feliz realidad, sin miedo a que sólo sea producto de nuestra imaginación.

¿Deseas a tu familia un hogar así? ¡Pues ya somos otro más! ¡Volemos con Jesús desde ahora hacia el hogar celestial!

¡Feliz Sábado!

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.

 

Paseo IV: Los Lirios de los Campos

Por Maijo Roth

Lucas 12:27 “Considerad los lirios, cómo crecen: no trabajan ni hilan, pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.

Hace unos días hicimos una excursión con la familia. El día estaba un poco gris, pero era nuestra tarde libre, así que había que disfrutarla. No hace mucho que nos hemos mudado a estas tierras, y al llegar nos propusimos conocerlas en profundidad. Para eso hice una solicitud a la diputación consultando los paseos y senderos turísticos, me enviaron mucha información, así que para el día de los enamorados armé un librito de regalo a la familia, con todos los paseos que haríamos este año.

El primer lugar que visitamos fue Los Tajos de la Mella (Jaén). Es una sierra medianamente alta, rocosa, sin mucha vegetación, con unas interesantes cuevas en su parte más alta. Allí íbamos, a lo que más llamaba nuestra atención de aquel descampado paisaje, las cuevas. Sin embargo, al comenzar a subir, poco a poco una pequeña flor silvestre se apoderó de mi atención.

Cuanto más subíamos más bellas, grandes y en abundancia se encontraban. No las había visto antes. Las flores silvestres siempre son especialmente bellas, pero esta vez quería saber más de esta, era realmente hermosa. Le hice unas fotos y al llegar a casa las busqué por internet. Cuál no fue mi sorpresa cuando descubrí que era la flor de la que hablaban los cantares, o la que Jesús menciona en su paso por esta tierra: Los Lirios de los campos.

La información que encontré me sorprendió: Se llama Iris Planifolia, más conocida como Lirio Silvestre. Es de los primeros lirios que florecen por esta comarca, ya que lo hace a finales del invierno.
Crece en bordes de caminos, taludes y pedregales por encima de los 700 a 2400 metros.
Flores de color malva o morado solitarias, a veces forman un tapiz de color entre la hierba, bajo zonas arboladas de almendros y olivos.
Es una constante en los campos mediterráneos, desde el norte de Africa hasta Portugal. Coloniza Andalucía procedente del continente asiático. Posee un bulbo persistente sin tallo y sus hojas son dobles.

Todo cerraba, las pistas indicaban claramente que eran los famosos lirios que vestían los campos que Jesús caminaba: “Considerad los lirios, cómo crecen: no trabajan ni hilan, pero os digo que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos. Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?

Qué emoción me dio conocerlas en persona y reconocer que si así viste Dios a las flores y permite que crezcan en los lugares más escarpados, cuánto más verá por nuestras necesidades. Las flores silvestres ya no pasarán desapercibidas a mi vista. Hay muchas páginas en internet que la describen y que nos enseñan detalles curiosos de ellas.

¿Qué flores silvestres tenéis en vuestros alrededores? Os invito a descubrirlas con vuestros hijos en una tarde de sábado. Os aseguro que el paseo no será igual.

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.

Paseo III: Mirando hacia arriba

Por Sarai de la Fuente Gelabert

Desde que salgo a pasear empujando un carrito me tomo la vida con otra filosofía, mucho más alegre por supuesto. Aunque mi pequeño todavía no es capaz de diferenciar muchas de las cosas que ve, voy guardando en mi memoria una especie de recopilatorio de los lugares donde, cuando sea más mayorcito, voy a volver a pasear con él para que descubra las cosas tan interesantes que en algún momento me han llamado la atención también. Y es que la naturaleza nos ofrece sorpresas aún en los rincones más inesperados.

Tal es el caso de las pequeñas cotorras australianas, fácilmente reconocibles en algunas ciudades de la Península Ibérica por el colorido verde brillante de su plumaje y sobretodo por su característico sonido que siempre recuerda a latitudes más exóticas. Alguien me contó que estas cotorras no son una especie autóctona y en algunos lugares incluso se han llegado a convertir en una plaga urbana por no tener depredadores naturales. Plaga o no, la cuestión es que, al menos para mí, descubrirlas volar con su animado canto me transmite alegría y cierta diversión al imaginarme a mi hijo señalándolas con el dedo mirando hacia arriba y riendo a carcajadas.

Es curioso, cuántas cosas descubrimos si por un instante elevamos la vista del suelo, del gris asfalto y simplemente… miramos hacia arriba, miramos con la visión ingenua de un niño…

Volviendo a las cotorras, en uno de esos paseos con carrito, ahora que las hojas de los plátanos de sombra dejan desnudas sus ramas, me llamó la atención unos mazacotes extraños de ramas sobre un grupo de estos árboles… aparentemente no tenían una forma definida y no entendía qué era aquello que quedaba tan feo. Hasta que observando detenidamente ví que esas curiosas bolas tenían en un costado lo que parecía una abertura, como un agujero ¿Qué era eso tan raro? Estaba a punto de pasar de largo cuando me sorprendió el sonido de un par de cotorritas simpáticas que se acercaban volando y ¡oh sorpresa! se posaron en el agujero del mazacote de ramas y entraron en hacia su interior: ¡era su nido! Me quedé un buen rato mirando hacia arriba. Y como si lo supieran y quisieran salir a saludarme, la pareja de cotorritas asomaron sus verdes cabecitas por la puerta de su casita en las alturas.

Me conmovió la imagen: aquellas cotorras, que algunos consideran aves indeseables, que no tendrían que estar allí, habían encontrado su refugio, su nido, su hogar en un viejo árbol en medio de la ciudad, luchando por sobrevivir en medio de condiciones bastante adversas. Ellas no lo saben, pero sus grititos de cotorras por un momento me hicieron olvidar la vorágine de los motores de la calle, su aparatoso nido desvió mi mirada de los edificios y el hormigón, el vuelo hacia su guarida fue una ráfaga de aire fresco para mí, que me recordó que mirar hacia arriba puede ser siempre edificante, pues como dice la canción “Si Él cuida de las aves, cuidará también de mí” (Mateo 6:26).

Os invito a aprovechar esta tarde de sábado para pasear mirando hacia arriba y compartir este pensamiento con vuestras familias… ¡A ver qué descubrís!

¡Feliz sábado!

 

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.

Paseo II: La casa del Bosque del Líbano

Por Maijo Roth

Este sábado queremos compartir contigo el lema para el 2011 de las Naciones Unidas (ONU) “Los bosques, para las personas”, escogido por ser el Año Internacional de los Bosques*. Estos ecosistemas y su ordenación sostenible contribuyen significativamente al desarrollo, la erradicación de la pobreza y subsistencia de los seres humanos.

Cada año desaparece una superficie equivalente a la cuarta parte de la península Ibérica, aún más que toda Andalucía o Castilla y León. Los expertos señalan diversas causas, todas ellas provocadas por los seres humanos: la sobreexplotación y la tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, la recolección insostenible de la madera, la creación de asentamientos humanos, la construcción de embalses y carreteras, las especies invasoras, los incendios forestales, la contaminación atmosférica, etc, etc.

Sin duda los bosques han sido creados para las personas, pero éstas no los han sabido utilizar con sabiduría. Los bosques son mucho más que madera. Más de 1.600 millones de personas en los países más pobres del mundo sobreviven por los alimentos, los materiales, el agua o las medicinas que consiguen gracias a ellos, es como hablar de toda la población de China junta. Además, son el hogar del 80% de la biodiversidad mundial de plantas y animales y, por ello, su destrucción pone en peligro la supervivencia de muchas especies, incluso la humana.

En 1 Reyes 7 se cuenta la existencia de un Palacio increíble, casi inimaginable, como estos que se ven en las películas animadas. Era el Palacio del Bosque del Libano, del Rey Salomón. El lugar estaba rodeado de Cedros, este árbol en la actualidad es el árbol nacional del Libano y sus bosques considerados una de las 7 bellezas naturales del mundo. Allí, en medio del bosque de cedros, Salomón construye una casa real. Al parecer compuesta por tres grandes edificios. Y uno de ellos era el que se conocía como la casa del Bosque del Libano. En él Salomón daba banquetes y fiestas, y mostraba lo mejor de sus tesoros. Vajillas de oro fino, un museo y exposición de armas recubiertas en oro, riquezas y animales de todo tipo que llegaban cada tres años en barcos de la zona de Tarsis.

Sin duda esa casa del bosque ha sido increíble. Al pasear por esos senderos se despertarían las sensaciones más exóticas y apasionantes. Quién podría estar estresado o infeliz viviendo en un lugar así.

Pues Salomón. En Eclesiastés deja escapar una pista de lo infeliz que era, incluso en este imponente palacio del Bosque. “Me hice estanques de aguas, para regar de ellos el bosque donde crecían los árboles” Ecl. 2:6. Pero “He visto que la sabiduría aventaja a la necedad, como la luz a las tinieblas”. Ecl. 2:13

¿Será que Salomón no entendió que los Bosques han sido creados para los hombres, como tampoco hoy lo entendemos nosotros? Creados para darnos oxígeno, para llenar nuestra vista de diversidad, de colores, de aromas, de belleza, de paz. Para darnos un lugar para escapar del resto de los hombres y alcanzar desde sus ramas un poco más de cielo.

Salomón vació aquellos bosques para llenarlos de él, en vez de usarlos para vaciarse de sí mismo, como lo hacía Jesús cuando se retiraba a orar.

Este sábado busca un bosque, aunque sea el de un parque urbano. Y alcanza allí el lema que nos propone la ONU. El bosque fue creado para ti y por ti. Disfruta con tu familia de un bosque cercano y déjate vaciar de ti mismo.

¡Comparte esta idea con tus niños!

 

*Nota de edición: Los ‘Paseos Sabáticos’ comenzaron a publicarse en el año 2011, y ese mismo año fue declarado por las Naciones Unidas como Año Internacional de los Bosques.

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.

Paseo I: Un pensamiento en verde

Por Sarai de la Fuente Gelabert

«Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por vosotros! (…)» Mateo 6:30

¿Alguna vez os habéis quedado observando la hierba detenidamente? Cuando paseamos por el campo visionamos el paisaje general más que los detalles, en el bosque contemplamos más las copas de los árboles que el suelo, en los parques urbanos miramos con más atención las coloridas flores y setos podados con gusto, en las casas con jardín observamos ante todo su construcción, incluso en los campos de fútbol estamos más pendientes del juego y sólo llama la atención el césped si está en mal estado. Es cierto, la hierba pasa desapercibida tantas veces… Pero imaginaos por un momento cualquiera de las vistas anteriores sin hierba… ¿no le falta algo? ¿un toque, digamos, verde? Si no fuera el verdor de la hierba ¿no os resultarían demasiado grises?

Esta cualidad cromática se debe al pigmento de la clorofila, una molécula presente en las células vegetales con capacidad para captar la energía de luz solar que se requiere para las reacciones químicas de la fotosíntesis. Sin clorofila no hay fotosíntesis y sin fotosíntesis no habría vida, pues su misión es transformar materia inorgánica (inerte) en materia orgánica (de la que se constituyen los seres vivos) con la energía lumínica.

¿Os dáis cuenta lo maravilloso que es nuestro Creador? Comenzó dotando al planeta de luz en su primer día, el segundo día creó la atmósfera y separó las aguas y el tercer día ordenó que la tierra seca produjera “hierba verde, hierba que dé semilla y árbol de fruto (…)” (Génesis 1:11).

Hierba verde… muchos comprenden esta primera parte de la Creación como una base previa, el escenario indispensable para que después pudieran aparecer en el siguiente acto peces, aves, animales y finalmente el ser humano.

Me gusta imaginar a Dios como un artista creando con exquisito detenimiento cada detalle de la recién estrenada obra de arte de la naturaleza, y ¡cómo habrán disfrutado Adán y Eva recibiendo esas clases magistrales de botánica, bioquímica y biología molecular…!

Efectivamente, si Dios puso tanto esmero en la hierba, esa insignificante pero imprescindible plantita a quien ni tú ni yo solemos prestarle demasiada atención, ¡cuánto más se preocupa de ti y de mí: la obra maestra de su Creación!

Si hoy tenéis la oportunidad de pasear por alguna zona verde en la ciudad, o por un bosque o campo cercanos, os invito a aprovechar para captar la atención de vuestr@s hij@s sobre el detalle de una hojita verde, o de ese pedacito de hierba que antes de ser pisada o echada al fuego, puede ofrecernos valiosas enseñanzas del Creador.

¡Feliz sábado!

Publicado originalmente en ‘Paseos Sabáticos’ http://www.bosquedeamorypaz.com [Año 2011]. Usado con permiso con motivo del V Aniversario BdAP.